Posted on

BIOGRAFÍA DE ALLAN KARDEC POR HENRI SAUSSE (CONTINUACIÓN)

ImagenTúmulo de Allan Kardec en el Cementerio Pêre Lachaise, en París, Francia.

    El señor Hipólito León Denizard Rivail,  Allan Kardec,  falleció en París,  en la casa del pasaje Santa Ana N° 59,  distrito II y alcaldía de la Banca,  el 31 de marzo de 1869,  a los sesenta y cinco años de edad,  por la rotura de una aneurisma.

    “El señor allan Kardec ha muerto;  será sepultado el viernes”.

    Un deceso tan súbito como imprevisto constituyó una sorpresa dolorosa para todos los amigos del gran pensador,  Las dos cartas siguientes,  dirigidas al señor Finet,  nos darán,  a más de pormenores sobre la muerte de Allan Kardec y sus funerales,  una débil idea del estado de espíritu y el dolor profundo de cada cual,  así como del unánime pesar con que acompañaron a los despojos mortales de Allan Kardec hasta su última morada.

                                                                          “París,  31 de marzo de 1869.

    “Amigos:

        “Ahora,  que estoy un poco más sereno,  les escribo;  cuando les envié mi despacho,  obré tal vez con cierta rudeza,  pero me parecía que debían ustedes ser informados en seguida de esta muerte.

       “He aquí algunos detalles:

        “El fallecimiento se produjo esta mañana  entre las once y doce,  súbitamente,  al entregar un ejemplar de la “Revista” a un viajante que venía a comparlo.  Se desplomó sin proferir palabra.  Estaba muerto.  En esos momentos hallábase solo en su hogar (calle Santa Ana),  ordenando sus libros y papeles para su mudanza,  que ya había comenzado y debía terminar mañana.  El portero  -quien corrió al oír los gritos de la criada y del viajante- lo levantó,  pero nada se podía hacer.  Delanne acudió apresuradamente,  lo friccionó y magnetizó,  mas fue también en vano.  Todo había concluído.

      “Acabo de verlo.  Llegué a la entrada,  obstruída por utensilios domésticos.  Por la puerta de la sala grande de sesiones,  que se encontraba abierta,  pude advertir el desorden  de los preparativos del cambio.  Ya en el saloncito,  que ustedes conocen bien,  con su alfombra roja y muebles antiguos,  encontré a la señora Kardec sentada en el canapé que está frente a la chimenea;  el señor Delanne hallábase a su lado;  ante ellos,  en el piso y sobre dos colchones,  cerca de la puerta del comedorcito,  yacía el cuerpo inanimado de aquel a quien todos amábamos.  Su cabeza  cubierta desde la coronilla hasta el mentón por un pañuelo blanco anudado en éste,  permitía ver toda la cara,  que semejaba reposar suavemente y experimentar el placer dulce y sereno del deber cumplido.

      “Ninguna deformidad había impreso en él su paso de la vida a la muerte.  De no faltarle la respiración,  se hubiera dicho dormido.

      “Cubría su cuerpo extendido una manta de tela blanca,  que hacia los hombros permitía ver el cuello de su robe de chambre,  única  prenda que vestía cuando lo sorprendiera la muerte.  A sus pies,  como al descuido,  estaban sus chinelas y medias,  que parecían conservar aún el calor del cuerrpo.

      “El cuadro era triste y,  sin embargo,  un sentimiento de dulce quietud penetraba el alma;  toda en casa era desorden,  caos y muerte,  y todo allí semejaba ser calmo,  risueño y dulce.  Ante tal escena,  se pensaba por fuerza en la vida futura.

      “Les he dicho que lo sepultaremos el viernes,  pero todavía no sabemos a qué hora;  esta noche velarán su cuerpo Desliens y Tailleur,  y mañana Delanne y Morin.

      “Estamos buscando,   entre sus papeles,  sus ultimas voluntades,  caso que las haya redactado.  De cualquier modo,  la inhumación será simplemente civil.

      “Volveré a escribirles,  para darles detalles de la ceremonía.

      “Creo que mañana se designará una comisión,  integrada por los espiritistas más adictos a la causa,  los que mejor puedan conocer sus necesidades,  a fin de saber qué deberá hacerse.

      “De corazón,  vuestro amigo

                                                                       (Firmado): Muller.”

     

   

  

   

Advertisements

About René Dayre Abella Hernández

Desde pequeño fui testigo de fenómenos de carácter paranormal que se daban en mi entorno y en mi propia persona, lo que me llevó a investigarlos desde un ángulo y una perspectiva rigurosa. Establecí contacto con estudiosos de la casuística paranormal que juzgaban estos fenómenos desde una óptica dialectico-materialista, muy acorde con los tiempos y el panorama ideológico que imperaba en mi país. Más adelante en la medida que estos fenómenos paranormales se acentuaron con mayor peso y asiduidad en mi persona quise encontrales una solución fuera del esquema mecánico organicista. De esta manera fui trillando caminos en la búsqueda de una respuesta lógica, pero trascendente del fenómeno. Ingresé como miembro activo de la Sociedad Teosófica, a la vez que establecía nexos y vínculos con espíritas que me mostraron una exposición más actualizada de la Doctrina Espírita tal como la codificó el Maestro Allan Kardec, pero dentro del contexto paradigmático de nuestros días. Muchas de mis vivencias de carácter trascendental o pananormal las he relatado en mi libro de crónicas y memorias Banes: La Piel de la Memoria. En estos momentos me considero un espírita convencido y me propongo de manera muy humilde reivindicar la naturaleza prístina del Espiritsmo racionalista, laico e iconoclasta que codificó Allan Kardec, cuando enmarcó su sistema filosófico y científico dentro del contexto positivista de las ciencias, desarrollado por Augusto Compte, muy en boga en su época, de las distorsiones que por ignorancia o mala fe han arrojado sobre él las masas y el gran público. Además del Espiritismo me apasionan los temas concernientes a la psicología transpersonal, particularmente el pensamiento desarrollado por Roberto Assagioli, la psicología profunda de Jung, y la transcomunicación instrumental.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s