Posted on

BIOGRAFÍA DE ALLAN KARDEC POR HENRI SAUSSE (CONTINUACIÓN)

ImagenEL CIELO Y EL INFIERNO VERSIÓN ORIGINAL FRANCESA

El 1° de agosto de 1865 dió Allan Kardec a publicidad una nueva obra: El Cielo y el Infierno o la Justicia Divina según el Espiritismo.

“Revista Espírita”,  1865,  pág. 287.-“La primera parte de esta obratitulada Doctrina,  contiene el examen comparado de las diferentes creencias respecto del cielo y del infierno,  los ángeles y demonios,  las penas y recompensas futuras;  el dogma de las penas eternas se encara allí de manera especial y se lo refuta con argumentos basados en las mismas leyes naturales,  que demuestran no sólo su faz ilógica,  tantas veces señalada ya,  sino su imposibilidad material.  Junto con las penas eternas caen,  naturamente,  las consecuencias que se habían creído poder deducir de ellas.

“…La segunda parte trae numerosos ejemplos de apoyo de la teoría o, más propiamente hablando ,  que han servido para establecer dicha teoría.”

Los asombrosos éxitos del Espiritismo y su desarrollo punto menos que increíble le crean numerosos enemigos y,  a medida que crece,  aumenta asimismo la tarea de Allan Kardec.  El Maestro tiene una voluntad de hierro,  un poder de combatividad extraordinario;  trabajador infatigable,  permanece de pie,  en cualquier estación del año,  desde las cuatro y media de la mañana,  y responde a todo:  a las vehementes polémicas dirigidas contra el Espiritismo y contra él personalmente;  a las muchas cartas que se le envían;  a la dirección de la “Revista Espírita” y de la sociedad parisiense de estudios espiritistas;  a la organización del Espiritismo;  a la preparación de sus obras.  Por causa de de tal exceso de trabajo físico e intelectual su salud se agota,  y en distintas ocasiones deben los espíritus llamarlo al orden a fin de obligarle a cuidar de ella.  Pero él sabe que sólo vivirá diez años más:  en nuemerosas comunicaciones se lo han anunciado previniéndole también de que su labor terminará en una nueva existencia,  que seguirá,  de cerca a su desencarnación próxima.  De ahí que no quisiera perder un solo instante,  a fin de dar al Espiritismo todo lo que su vitalidad y fuerza le permitiesen.

       UN SUEÑO INSTRUCTIVO

“Revista Espírita”, 1866, pág. 172.-“Durante la última enfermedad que me aquejó,  en abril del corriente año,  hallábame dominado por una somnolencia y una absorción casi continuas;  en tales momentos soñaba constantemente con cosas insignificantes,  a las que no prestaba la menor atención,  pero la noche del 24 de abril ofreció la visión de un carácter tan particular que me impresionó vivamente.

“En cierto lugar que no figuraba entre mis recuerdos y que se asemejaba a una calle,  había una reunión de personas que conversaban;  sólo algunas de ellas me eran conocidas en el sueño,  pero no sabía sus nombres.  Observaba yo a esta multitud y trataba de averiguar el objeto de su conversación,  cuando repentinamente apareció en el ángulo de una pared cercana una inscripción en pequeños caracteres,  brillantes como fuego,  que me esforcé por descifrar:  leí lo siguiente: <<Hemos descubierto que el caucho rodando bajo la rueda hace en diez minutos una legua,  con tal que la ruta…>>  Mientras buscaba el fin de la frase,  empezó a desaparecer poco a poco la inscripción y desperté.  Temiendo olvidar tan singulares palabras,  me apresuré a anotarlas.

“¿Cuál sería el sentido de esta visión,  que nada en mis pensamientos ni en mis preocupaciones podía haber originado?  No ocupándome de inventos ni de investigaciones industriales,  era imposible que fuese un reflejo de mis ideas.  Por otra parte,  ¿que podía significar ese caucho que,  rodando bajo una rueda, hacía una legua en diez minutos?  ¿Era la revelación de alguna nueva propiedad de dicha sustancia?  ¿Estaría ella destinada a desempeñar un papel en la locomoción?  ¿Se me quería poner en el camino de un descubrimiento?  Pero,  ¿por qué dirigirse a mí y no a los especialistas,  que disponen de tiempo para hacer los estudios y experiencias necesarias?

“Sin embargo,  este sueño era demasiado característico y singular para clasificarlo entre los fantásticos;  debía de tener un objeto.  ¿Cuál?  He aquí lo que inútilmente buscaba”.

Si a Allan Kardec le hubiera sido dado vivir algunos años más,  habría podido darse cuenta de la realidad y la importancia de su sueño y del rol primordial que estaba reservado al caucho en la locomoción de las bicicletas,  cuya velocidad sobrepasa a menudo la del sueño,  y de su empleo en los neumáticos de los automóviles que en su vertiginosa carrera han llegado a quintuplicar con frecuencia tal velocidad.

Advertisements

About René Dayre Abella Hernández

Desde pequeño fui testigo de fenómenos de carácter paranormal que se daban en mi entorno y en mi propia persona, lo que me llevó a investigarlos desde un ángulo y una perspectiva rigurosa. Establecí contacto con estudiosos de la casuística paranormal que juzgaban estos fenómenos desde una óptica dialectico-materialista, muy acorde con los tiempos y el panorama ideológico que imperaba en mi país. Más adelante en la medida que estos fenómenos paranormales se acentuaron con mayor peso y asiduidad en mi persona quise encontrales una solución fuera del esquema mecánico organicista. De esta manera fui trillando caminos en la búsqueda de una respuesta lógica, pero trascendente del fenómeno. Ingresé como miembro activo de la Sociedad Teosófica, a la vez que establecía nexos y vínculos con espíritas que me mostraron una exposición más actualizada de la Doctrina Espírita tal como la codificó el Maestro Allan Kardec, pero dentro del contexto paradigmático de nuestros días. Muchas de mis vivencias de carácter trascendental o pananormal las he relatado en mi libro de crónicas y memorias Banes: La Piel de la Memoria. En estos momentos me considero un espírita convencido y me propongo de manera muy humilde reivindicar la naturaleza prístina del Espiritsmo racionalista, laico e iconoclasta que codificó Allan Kardec, cuando enmarcó su sistema filosófico y científico dentro del contexto positivista de las ciencias, desarrollado por Augusto Compte, muy en boga en su época, de las distorsiones que por ignorancia o mala fe han arrojado sobre él las masas y el gran público. Además del Espiritismo me apasionan los temas concernientes a la psicología transpersonal, particularmente el pensamiento desarrollado por Roberto Assagioli, la psicología profunda de Jung, y la transcomunicación instrumental.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s